fbpx
¿Profesional de la salud? Forma parte de la comunidad de BioNubén® y accede aquí

Blog

Blog

Inicio > Blog

Vitaminas y ácido fólico para embarazadas

Embarazo primeros 90 días

Cualquier persona con un estado de salud normal, necesita cuidarse unos mínimos, si bien una mujer embarazada debe cuidarse al menos, un poquito más. Es por esto que se le de gran importancia a las vitaminas y mirenales que contienne los alimentos, algunos de ellos esenciales para conseguir un buen desarrollo del futuro bebé.

Déficit de vitaminas y minerales

El embarazo es un período delicado para la mujer, durante el cual carencias nutricionales que antes de la gestación, no estaban presentes en la mujer, durante el transcurso del embarazo se presentan pudiendo llegar a generar graves carencias tanto en la madre como en el feto latente, pudiendo esto tener repercusiones futuras, incluso en la edad adulta del bebé.

 

ACIDO FÓLICO

Beneficios en el embarazo

En las etapas muy tempranas del embarazo, el ácido fólico es vital para un desarrollo fetal adecuado. Una deficiencia de este hará que la capacidad de división celular se reduzca y el feto no crezca como debería.

  • Reduce el riesgo de dar a luz a un bebé prematuro o con baso peso.
  • Cuando se toma antes y durante las primeras semanas de gestación, ayuda a prevenir los defectos del tubo neural, tubo que permite la formación de la médula espinal y del cerebro.

La malformación más común es la espina bífida, ocurre cuando la columna vertebral del bebé no se forma correctamente durante el proceso de gestación y la médula espinal queda sin protección ósea. Es una discapacidad irreversible y permanente, y a pesar de que hay una predisposición genética, el 95% de los casos de defectos de tubo neural se deben a un déficit de folatos en la madre en los momentos previos o inmediatamente posteriores a producirse el embarazo.

 

La vitamina A

también conocida como Retinol o Antixeroftálmica, contribuye al mantenimiento y desarrollo de los tejidos, desempeña funciones esenciales en la visión, reproducción, desarrollo embrionario, crecimiento óseo, sistema inmune y nervioso.

Por ello es esencial su aporte adecuado durante toda la gestación. No obstante, al ser soluble en grasa, se almacena en el organismo y puede no ser preciso un aporte extra.

Un mal uso o un abuso de ciertos nutrientes afecta de manera negativa al desarrollo del bebé, consulta tu médico.

Una embarazada necesita un aporte diario de 800 microgramos de vitamina A (cantidad que se encuentra en una zanahoria mediana). Para cubrir los requerimientos de la embarazada y del futuro bebé es suficiente con comer alimentos ricos en Vitamina A:

Vitamina A de origen animal:

  • leche, nata y mantequilla
  • yema de huevo
  • hígado y patés
  • aceite de hígado de pescado

Vitamina A de origen vegetal:

  • zanahoria
  • calabaza
  • tomate
  • pimiento rojo
  • mandarina
  • albaricoque
  • melocotón
  • espinacas
  • acelga
  • brócoli
  • pimiento verde

 

Vitamina A mala para el embarazo

Dado que esta vitamina está implicada en procesos de crecimiento y división celular, dosis excesivas durante el embarazo pueden provocar la interrupción del mismo. También pueden causar la aparición de anomalías congénitas en el feto como:

  • alteraciones de la piel y las mucosas
  • malformaciones de cara y cráneo
  • anomalías cardíacas
  • alteraciones en el sistema nervioso
  • desarrollo del timo (un órgano relacionado con la inmunidad)

El exceso de esta vitamina se debe más al abuso o mal uso de suplementos vitamínicos que al consumo de alimentos ricos en esta vitamina.

 

Vitamina E y fertilidad

La vitamina E es considerada la “vitamina de la fertilidad”. Es un antioxidante que contrarresta el estrés oxidativo de los radicales libres generados en el organismo y es importante para el funcionamiento del sistema hormonal y el aparato reproductor.

Vitamina de la fertilidad

Se relaciona con la fertilidad ya que su carencia en la mujer puede causar alteraciones en los ciclos menstruales y aumentar el riesgo de aborto. En el hombre, se relaciona con la movilidad de los espermatozoides y, por tanto, con su capacidad de fecundación.

Los anticonceptivos disminuyen la concentración sanguínea de vitamina E por lo que se recomienda el suplemento de esta vitamina y otros antioxidantes para mejorar la fertilidad en caso de que se esté buscando un embarazo.

Se recomienda una suplementación de vitamina E antes del embarazo para aumentar el aporte de antioxidantes, pero no conviene que se tome una dosis muy elevada durante el embarazo sin consultar previamente con el especialista. En el caso de los hombres, podría ser útil para mejorar la calidad seminal.

Algunos alimentos ricos en vitamina E son el germen de trigo, el aceite de girasol, las almendras, las avellanas, el coco, la soja y el arroz.

Suplementar con vitamina D la dieta mejora el desarrollo óseo del feto

 

El Calcio

El Calcio es necesario para la formación y el mantenimiento de nuestros huesos, en el embarazo, se precisa una concentración de unos 30 nanogramos por mililitro (0,000001mg/ml) que se considera óptima para favorecer el desarrollo fetal.

Lo cierto es que muchas mujeres presentan déficit de este mineral durante la gestación, y un suplemento de la vitamina encargada de su absorción puede mejorar el desarrollo óseo del niño.

 

Absorción del calcio

El Calcio se encuentra en alimentos como los lácteos, las hortalizas verdes, las aguas minerales ricas en calcio, las sardinas en aceite, las anchoas o las almendras.

La vitamina D es fundamental para la fijación del calcio circulante en los huesos, proviene de algunos alimentos como el pescado azul en la que se encuentra en pequeñas cantidades y se crea bajo el efecto de los rayos de sol en la piel.

En Valencia, en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario Doctor Peset, se ha estudiado que suplementar con vitamina D a las embarazadas, es beneficioso para el desarrollo fetal. Así también, ayudaría a evitar procesos como la osteoporosis o el raquitismo.

El suplemento de vitamina D se refleja en la densidad ósea fetal

El hallazgo ha sido reconocido con un premio por la Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral. El metabolismo del calcio sufre modificaciones para garantizar el desarrollo óseo correcto del feto, es en el tercer trimestre cuando estas exigencias se hacen mayores por parte del niño. Durante la gestación, el feto es primordial y la madre puede sufrir los déficits de este mineral esencial.

 

Al parecer también el déficit de vitamina D provoca un mayor riesgo a que el embarazo acabe en cesárea, y una gestación con concentraciones subóptimas de vitamina D puede llevar a ocasionar retraso de crecimiento intrauterino (RCIU), lo que podemos evitar suplementando con vitamina D una dieta sana y equilibrada.

Compartir en: